En la Tierra a jueves, 18 abril, 2024

EN LA TOMA DE DECISIONES ESTÁ EL PODER DE CAMBIAR EL RUMBO DE UNA EMPRESA

Tres decisiones de Reed Hastings que todo CEO debe conocer

DE CÓMO EL CREADOR DE NETFLIX HA COMPRADO UNA ESTACIÓN DE ESQUÍ

“A partir de hoy, Greg Peters deja su cargo de director de Operaciones para convertirse en co‑CEO y trabajar junto con Ted. Y, de ahora en adelante, yo seré presidente ejecutivo, un cargo que los fundadores (como Jeff Bezos, Bill Gates, etc.) suelen asumir luego de que les pasan la batuta de CEO a sus sucesores”. Reed Hastings, publicado el 19 de enero de 2023 en el blog de Netflix

Fundada en 1997 en California por Reed Hastings, Netflix tiene hoy 231 millones de suscriptores en más de 190 países, según datos de la misma compañía. Creada bajo la sombra del gigante Bluckbuster, los primeros años se dedicó a la venta online de DVD que enviaba por correo y, más tarde, a la visualización vía streaming. Pero en el 2000, algo sucedió.

A pesar de contar con 300 mil suscriptores, ese año sus pérdidas ascendieron a 57 millones de dólares. Lo cuenta el propio Hastings en su libro No rules rules. Netflix and the Culture of Reinvention, publicado por Virgin Books en el 2020, en el que revela algunas de sus decisiones más importantes.

Y es que, precisamente, en la toma de decisiones es donde los CEO tienen el poder de cambiar el rumbo de una empresa. Pero no siempre un buen CEO toma una buena decisión.

Algunas razones por las que un CEO no toma buenas decisiones, según expertos de la universidad UTH Florida, radican en que se atienden los efectos y no las causas, se actúa por impulsos, se rigen por resultados anteriores o se tienen creencias erróneas sobre cómo resolver los problemas.

Pero las siguientes tres decisiones tomadas por Reed Hastings dan cuenta de que un buen CEO también puede ser un buen decisor, más cuando utiliza las herramientas adecuadas: datos, valoración de la magnitud y análisis de los resultados, entre otras. Se trata de decisiones, la mayoría de las veces, no programadas, esas que no se rigen por políticas establecidas, sobre todo, si la empresa pertenece a un sector en constante evolución como el de la tecnología. La propia experiencia, y la de quienes han recorrido este camino con éxito, puede entrañar la clave del éxito. 

La primera

“Nos sentamos todos alrededor de una enorme mesa de cristal y, tras unos minutos de charla, Marc y yo planteamos nuestra propuesta, esto es, que Blockbuster comprara Netflix y nosotros desarrollaríamos y gestionaríamos Blockbuster.com como su división de alquiler de videos online. Antioco nos escuchó atentamente, asintiendo con frecuencia, y al cabo preguntó: ‘¿Cuánto tendría que pagar Blockbuster por Netflix?’. Cuando oyó nuestra propuesta, cincuenta millones de dólares, se negó en rotundo. Marc y yo salimos de allí desanimados”. Reed Hastings, No rules rules. Netflix and the Culture of Reinvention.

John Antioco, entonces CEO de Blockbuster, decidió declinar la propuesta que en el 2000 le hizo Hastings y su socio Marc Randolph. Tenía sesenta mil empleados, nueve mil establecimientos alrededor del mundo y seis mil millones de dólares en facturación. Diez años después, en septiembre de 2010 se declaró en bancarrota. Reed Hastings decidió no bajar su oferta y seguir enfrentándose a un sector que cambiaba a pasos agigantados. Dos años después su empresa salió a bolsa.

La segunda      

“He metido la pata. Les debo una explicación a todos. Los comentarios de los últimos dos meses dejan claro que muchos miembros consideraron que habíamos faltado al respeto y a la humildad en la forma en que anunciamos la separación del DVD y el streaming, así como los cambios de precios. Esa no era nuestra intención, y ofrezco mis más sinceras disculpas. Nos hemos dado cuenta de que el streaming y el DVD por correo se están convirtiendo en dos negocios muy distintos, con estructuras de costes muy diferentes, beneficios distintos que deben comercializarse de forma diferente, y tenemos que dejar que cada uno crezca y funcione de forma independiente. Me resulta difícil escribir esto después de más de 10 años enviando DVD por correo con orgullo, pero creemos que es necesario y lo mejor: En unas semanas, cambiaremos el nombre de nuestro servicio de DVD por correo a “Qwikster”. Reed Hastings, Publicado en 2011 en el blog de Netflix.

En julio de 2011, Reed Hastings decidió separar su negocio de video en streaming del alquiler de DVD por correo. A este último lo llamó Qwikster. Alegó que se trataba de dos mercados distintos y que el estreaming crecía tan rápido como decrecía el alquiler de DVD, al punto de hacerse incompatibles. La medida implicaba que, en lugar de pagar 10 dólares al mes por ambos servicios, los suscriptores tendrían que pagar dos paquetes diferentes, uno a partir de 7,99 y el otro de 15,99 dólares, algo que generó tal descontento, que perdió 800.000 suscriptores y la mitad del valor de sus acciones. Por eso el CEO pidió disculpas, pero siguió adelante. Sabía que el futuro estaba en el streaming.

La tercera

“A partir de hoy, Greg Peters deja su cargo de director de Operaciones para convertirse en co‑CEO y trabajar junto con Ted. Y, de ahora en adelante, yo seré presidente ejecutivo, un cargo que los fundadores (como Jeff Bezos, Bill Gates, etc.) suelen asumir luego de que les pasan la batuta de CEO a sus sucesores. Ted, Greg y yo hemos trabajado juntos en distintas funciones desde hace quince años. Como es habitual en las relaciones largas y fructíferas, hemos aprendido a sacar lo mejor los unos de los otros. Espero poder colaborar con ellos desde este nuevo cargo por muchos años más… Por mi parte, me dedicaré a ayudar a Greg y a Ted, y —como todo buen presidente— serviré de puente entre la junta directiva y nuestros co-CEO. También destinaré más tiempo a la filantropía y me seguiré enfocando en el buen rendimiento de las acciones de la empresa”. Reed Hastings, publicado el 19 de enero de 2023 en el blog de Netflix.

25 años después de fundar la que hoy es la plataforma de streaming con más usuarios en el mundo, su CEO ha decidido pasar el testigo de la gestión y dedicarse a otros menesteres. Lo último que sabemos, a través de sus redes sociales, es que está impartiendo charlas a estudiantes en Ruanda y, a través de los medios de comunicación, que ha invertido 100 millones de dólares en la estación de esquí más grande de Norteamérica, convirtiéndose en el socio mayoritario. Aun es pronto para valorar la repercusión de esta decisión en su empresa, y en su vida. Tiene 63 años.

Seguiremos Informando…

NOTICIAS RELACIONADAS

Relacionados Posts

Noticias recientes

Translate »

Suscríbete a nuestro newsletter!

Recibirás nuestro boletín de noticias y contenido exclusivo.